09 septiembre 2016

CARLOS LYRA | Símbolo e icono de la Bossa Nova...!


Hace algunas semanas atrás, asistí en primera fila, al Concierto de uno de los símbolos e iconos de la Bossa Nova, el gran Carlos Lyra.
Carlos Lyra, por su transcendencia musical a través de las últimas décadas, es considerado como uno de los mayores compositores y músicos de la llamada 1ª generación de la Bossa Nova.

El show tuvo lugar en un pequeño e íntimo teatro llamado Glauce Rocha, en el centro de Rio de Janeiro. Lyra está celebrando sus 60 años de carrera.



Carlinhos Lyra en Concierto...!

La Bossa Nova está marcada por historias personales, canciones puntuales que ahora son míticas, y las distintas relaciones artísticas o no, entre aquellos jóvenes de clase media que en el final de los años 50', "inventaron" una música nueva en un Rio de Janeiro que como tal que ya no existe, y donde la filosofía de compartir experiencias musicales en sintonía con la noche carioca, era una prioridad de vida.


Y todo ésto, fue el hilo conductor del Concierto, donde Carlos Lyra, acompañaba una vivencia contada en primera persona, con la canción que iba a interpretar a continuación.

Así contó la anécdota de como conoció un día cualquiera a Vinícius de Moraes, y como le dejó grabadas informalmente en una cinta cassete algunas músicas, con la remota intención de que el poeta les pusiera letra.
Por esa simple cinta llena de talento musical, surgió entre ellos una importante colaboración de autor, componiendo a dúo, unas de las más bonitas y emblemáticas canciones del repertorio oficial de la Música Popular Brasileña (MPB) y de la Bossa Nova.
Canciones fantáticas, como "Minha namorada", " Você e Eu", "Primavera", "Samba do Carioca", etc...

También contó su experiencia en el Carnegie Hall de New York, aquel 21 de Noviembre de 1962, donde la Bossa Nova desembarcó por primera vez en los EEUU.

- "Supimos de la importancia del evento, cuando vimos a los músicos de Jazz americanos que nosotros escuchábamos en los discos, esperándonos en el aeropuerto"...!

También nos comentó, que cuando subió aquel día al escenario, la primera canción que interpretó delante de todo el público americano, fue "Influência do Jazz".
A su modo, es una canción protesta, argumentando la supuesta degeneración del auténtico Samba do Brasil, adoptando formas americanizadas cada vez más patentes y desvirtuadas.


Influência do Jazz:

Pobre Samba mío | Te estás modernizando, mezclando y casi estás perdido...
Pobre Samba mío | Vuelve al Morro y pide socorro donde naciste | Para no ser un Samba con demasiadas notas, para no ser un Samba torcido, de atrás para delante, sin balanço, tienes que intentar librarte de la influencia del Jazz...!


Nos contó, que entre todas las colaboraciones de autor con diferentes artistas, una de la que se siente más orgulloso, es la que compuso con Dolores Durán, la canción "O negócio é amar", "Lo importante es amar"...!




O Negócio é Amar:

Hay gente que ama, que vive discutiendo,
Y después que termina, acaba volviendo.
Hay gente que canta porque está amando,
Quién no tiene amor, se pasa la vida esperando...

Unos aman para el futuro y nunca se olvidan,
Pero son tan pocos, que ni aparecen...
Hay unos que son débiles, que les dá por beber,
Otros hacen Samba, y les gusta sufrir...

Está el apasionado que hace serenata,
Hay amor de pura raza y amor bastardo...
Amor con champagne, amor con cachaça,
Amor en los yates, en los bancos de la plaza...

Hay hombres que luchan por su enamorada,
Hay mujeres transtornadas que aguantan palizas,
Hay quién ama tanto que hasta enloquece,
Hay quién da la vida por quién no lo merece...

Amores al contado, amores a plazos,
Amor con celos que sólo crea problemas...

Hay gente que jura que no vuelve más,
Pero juran sabiendo que no son capaces...
Hay gente que escribe hasta poesía,
Y rima nostalgia con hipocresía...

Hay miles de asuntos para continuar hablando,
Pero nada de eso interesa, lo importante es amar...!



Y en ese recorrido por las principales canciones de su carrera musical, terminó con "Samba da Benção" de Baden Powell & Vinícius de Moraes, donde explicó que está principalmente orgulloso de unos versos que le dedicó en su día Vinícius en dicha canción:

"A bênção, Carlinhos Lyra Parceiro cem por cento Você que une a ação ao sentimento E ao pensamento"...!
"Bendición para Carlinhos Lyra | Compañero 100 % | Tú que unes la acción al sentimiento | Y al pensamiento"...!


Terminado el Concierto, me recibió en su camerino.
Estuvimos hablando brevemente de música, y le enseñé los 2 discos que llevé para que me los firmase.
Uno era su 1º LP del año 1959 llamado "Bossa Nova - Carlos Lyra".



1º LP de Carlos Lyra (1959)


Y el segundo, una auténtica reliquia, un vinilo de 78 rpm. que contiene "Quando Chegares", su primera canción grabada.
De la misma forma que sucede con el también vinilo de 78 rpm."Chega de Saudade" de João Gilberto, éste disco, tiene la denominación de estilo musical Samba-canção, por no existir todavía la palabra Bossa Nova.

Al verlo, se quedó muy sorprendido, diciéndome: "Quién me iba a decir a mí, a mis 60 años de carrera, que hoy me iba a enterar que grabé mi primera canción "Quando Chegares"en formato de 78 rpm."...!

Y efectivamente, consultando después en diferentes páginas de internet, este vinilo, no aparece en ninguna relación discográfica (oficial o no) del artista, por lo que aumenta su valor.

El destino de éste disco, será el futuro Museu da Bossa Nova de Rio de Janeiro.


"Quando Chegares" 78 rpm. PHILIPS P61-004-H





Gracias Carlinhos Lyra por tu música, por tu bossADNova, tu amabilidad, por seguir llevando la antorcha de la Bossa Nova por el mundo, y como te comenté personalmente, los Desafinad@s estamos esperando un nuevo disco tuyo, una nueva obra musical, que continúe esa carrera tan brillante...! Abraços.


Carlos Lyra & Carlos Anglada de Bossa Nova Clube

10 junio 2016

Feliz aniversario querido JOÃO GILBERTO, 85 años...!


Como cada año, los Desafinad@s de Bossa Nova Clube, se unen a todas las manifestaciones de admiración y cariño, deseando a nuestro querido João Gilberto, salud, inspiración, alegría y felicidad en su 85 cumpleaños...!


We loves João Gilberto...!



João Gilberto Prado de Oliveira, nació en Juazeiro, una pequeña localidad del sertão del Estado de Bahía, lejos del mar.
A la sombra del tamarindo de la plaza de la iglesia, tocaba el violão (guitarra) y cantaba aquel muchacho al que el público de Tokio ha aplaudido durante media hora al final de uno de sus Conciertos.
En 1958, grabó un disco de 78 rpm. con "Chega de Saudade" de Tom Jobim & Vinícius de Moraes en el lado A. En la etiqueta del vinilo, sello Odeon nº 14360, la canción figura como samba-canção. Todavía no se hablaba de Bossa Nova.
Pero su voz susurrante y el ritmo sofisticado y revolucionario de su violão, iban a marcar la Historia de la música para siempre.




João Gilberto, elige una canción en su memoria (probablemente la escuchó de chico en Juazeiro), y la toca una y otra vez, mil veces, desmenuzándula, reconstruyéndola, hasta encontrar su esencia, en una búsqueda obsesiva por la perfección.
Ya sea Ary Barroso, Dorival Caymmi, Tom Jobim, Cole Porter o Charles Trenet, nadie supera su interpretación.
Con él, lo complejo parece sencillo. Captó el ritmo a contratiempo del tamborim (tambor pequeño de las Escolas de Samba) con sus tres dedos de la mano derecha, y el surdo (tambor grave) con el pulgar, y ralentizó el Samba.
Repite la misma cadencia, como un mantra, con una división rítmica intransferible y matemática: Sólo él puede cantar adelantándose o retrasándose en relación a la armonía de su acompañamiento, y siempre sonar perfecto.
En 1964, al publicarse el LP Getz/Gilberto, la revista Down Beat, aseguró que hacía 40 años que nadie influenciaba la música americana como lo estaba haciendo João Gilberto.

Son ya más de 3 lustros sin grabar, y casi el doble sin dar entrevistas. Se habló de realizar una gira, y por dos veces, con el aforo completo de los diferentes teatros, terminó por cancelarse todos los Conciertos.
Quizá ya no vuelva. Dice el peridista Luis Nassif, que João Gilberto se escondió en un pliegue del tiempo, donde espera el momento de partir definitivamente.

Es un orgullo y un gran privilegio, ser contemporáneo al arte de éste genio musical.
Éste viernes JG cumplirá 85 años. Y Caetano Veloso seguirá cantando que "mejor que el silencio, sólo João"...!

(Carlos Galilea / Radio Nacional de España / Radio3)


Bossa Nova Clube en Facebook


------------------------------------------


Y precisamente también hoy, 10 de Junio, nació en Madrid la encantadora Elidé, una niña sensible, lista e inteligente, además de madridista y torera.
Nuestra Desafinad@ benjamín, hoy cumple 3 años.


Elidé Manzano Sosa

Feliz Cumpleaños ElidéBossa Nova Clube te desea lo mejor ahora y siempre.
Que sigas alegrando la vida de todos los que te rodean.
Besos virtuales desde el otro lado del mar...!


P.S.: Fotografía propiedad de César Baca, fotógrafo profesional.

31 diciembre 2015

CD digital "O Mito" de JOÃO GILBERTO | Resolución judicial con final feliz...!


Queríamos terminar este año 2015, cerrando una información que iniciamos aquí en nuestro Blog hace más de 5 años.
Concretamente fue el día 24 de Agosto de 2010, bajo el sugerente título de: João Gilberto "O Mito"| Disco digital = legal...?  



CD João Gilberto "O Mito" (1988)

En aquel extenso y detallado texto, se exponían todo tipo de declaraciones y argumentos, en relación a una denuncia judicial de derechos y propiedad intelectual presentada por João Gilberto contra la todopoderosa discográfica EMI.

Dicha acusación se podría resumir básicamente en el hecho de que la grabadora adulteró voluntaria y unilateralmente los fonogramas de los 03 primeros discos de vinilo en formato Lp del músico, para posteriormente digitalizarlos, ordenarlos según su propio criterio, y hasta comprimirlos técnicamente, para que pudiesen entrar en un mismo CD, editado y comercializado en el año 1988. 

Por aquel entonces, cuando escribimos el post, dicha denuncia se encontraba en pleno proceso administrativo en el Tribunal Superior de Justicia (STJ) en Brasilia.

Pues bien, hace un par de meses, dicho Tribunal Superior de Justicia, ha fallado a favor de João Gilberto.

Una resolución judicial con final feliz para todos los Desafinad@s del mundo.
Es el fin de un largo proceso que el músico inició hace varias décadas.
Durante todo este tiempo, estuvo prohibida oficialmente la venta del CD en todo Brasil, por razones obvias.
A pesar de las restricciones comerciales, los CDs pirateados o no, circulaban por Europa, USA, Japón, y hasta el mismo Brasil, mostrando al músico, aficionado y seguidor de la Música do Brasil (que no consiguió obtener los LPs en la época), un proyecto musical diferente y deficiente, adulterado y con la calidad mermada, siempre en comparación con la esencia de las grabaciones originales.


Masters de los 03 primeros Lps de João Gilberto (1959) (1960) (1961)


Master del LP de João Gilberto | Chega de Saudade (1959)


En la sentencia, no cabe recurso.
Es un triunfo cultural sin precedentes.
Es una puerta de propiedad y dominio intelectual que João Gilberto ha abierto hacia el infinito, y con unas consecuencias futuras difícil de imaginar.
Una jurisprudencia, que los músicos a partir de ahora, podrán utilizar contra las todopoderosas grabadoras discográficas, donde para ellas vender siempre es lo más importante, aunque por circunstancias colaterales se tenga que prostituir el producto original.

En consecuencia al desarrollo de esta sentencia, la discográfica EMI tendrá que pagar a João Gilberto, unos 45.000.000 de €uros sólo en concepto de "royaltys" atrasados por la venta del CD durante todo este tiempo. A ésto hay que añadir los derechos de cientos de spots publicitarios, campañas de imagen de decenas de Empresas con la banda musical de João Gilberto, cuñas de TV y Radio, coletáneas, y un largo etc...!


João Gilberto  | Meditação

João consiguió también el derecho a cuidar y guardar físicamente de las cintas masters de los discos.
Y lo más importante, y por lo que el músico en esencia ha luchado durante todo este tiempo, el futuro proyecto de editar y distribuir comercialmente a nivel mundial, 3 CDs remasterizados convenientemente, bajo la total supervisión de João Gilberto.
Las nuevas generaciones por fin podrán apreciar en toda su magnitud, "el manual de instrucciones" y esencia de la Bossa Nova, porque las 39 canciones incluidas en los 03 discos, son consideradas como las Tablas de la Ley de ésta música que nos apasiona.

Ahora queda definitivamente resuelta aquella ecuación que planteamos en el año 2005:

João Gilberto "O Mito" | CD digital = Ilegal...!

26 octubre 2015

JOÃO GILBERTO | Recife, Cidade Lendária


Lourenço da Fonseca Barbosa, más conocido como "Capiba" (1904-1997) fue un excelente músico y compositor de música popular brasileña.
Entre sus muchas y variadas composiciones, sobresale la canción "Recife, Cidade Lendária", su personal homenaje a la ciudad de Recife.
Ésta ciudad brasileña, está situada en el Nordeste de Brasil y pertenece al Estado de Pernambuco (PE).

"Recife, Cidade Lendária" habla del pasado colonial, de los encantos de la ciudad, de su magia, su música, sus tradiciones, etc...

En el año 2000, después de una profunda y completa restauración del Teatro Santa Isabel, João Gilberto fue invitado para la re-inauguración del mismo.


Recife, Teatro Santa Isabel (1860)

La Organización del evento, había acordado con el artista y su entorno, la llegada del artista a la ciudad unos días antes, para la lógica toma de contacto, pruebas de sonido y divulgación del espectáculo.
El miércoles previsto para su llegada, JG no llegó. El día siguiente jueves, tampoco.
Tampoco atendía nadie al teléfono, para intentar conseguir alguna información y/o explicación coherente sobre lo que estaba sucediendo.
El viernes por la mañana, llegaron los músicos, João Gilberto no.

Entonces sucedió el milagro.
Al conductor encargado de estar "de plantón" en el aeropuerto, le dio por darse una vuelta por las salas de espera del mismo, y ahí encontró a João Gilberto en la zona de desembarque, sólo, sentado con el estuche de violão entre las piernas.
Había llegado en otro vuelo distinto de la Compañía aérea Vasp, por su cuenta, sin avisar a nadie.

Cuentan los que asistieron, que João Gilberto realizó dos Conciertos impecables.
Y si todo fue excelente, quizás lo más sobresaliente, fuera la inclusión en el repertorio de la canción "Recife, Cidade Lendária".

Es fácil de imaginar la emoción del público, al escuchar por primera y única vez (hasta la fecha) a João Gilberto interpretando la canción que cantaban sus abuelos o sus padres, aquella canción con la que crecieron, y que como sucede con la mayoría de las canciones populares, sólo están en la memoria de los más mayores. 

JG nunca grabó y nunca más volvió a cantar "ao vivo" esta obra de arte. Aquella vez fue el estreno y clausura de la canción.

Bossa Nova Clube quiere compartir con vosotros la grabación no oficial de aquel día, de la maravillosa canción "Recife, Cidade Lendária", interpretada por João Gilberto.




RECIFE, CIDADE LENDÁRIA

Yo camino por Recife, en las noches sin fin
Recorro barrios distantes, siempre para escuchar
Luanda (capital de Angola), Luanda dónde estás...?
Es la alma del negro sufriendo...

Recife, Ciudad Legendaria
De negras de la fábrica de caña de azúcar, oliendo a dulce meloso
Recife de viejos edificios, tranquilos, oscuros,
Bonitos de ver...


Recife, teus lindos jardims...


Recife, tus lindos jardines
Reciben la brisa que viene del alto mar
Recife, tu cielo tan bonito
Tiene noches de Luna para nosotros cantar

Recife de serenatas
Viviendo la Glória, en pleno Terreiro (lugar ceremonial del Candomblé)
Recife de Maracatús (cultura folclórica afro-brasileña)
De los tiempos lejanos de D. Pedro I (Rey de Portugal-Brasil)



Recife de Maracatús de tempos distantes de Don Pedro I 


Responde a lo que te voy a preguntar:
Qué ha sido de tus faroles
Dónde antiguamente los bohemios cantaban
Sus bonitas canciones.


Recife, que é feito dos teus lampiões...?

En esta interpretación, sin duda trabajada cientos de horas para la ocasión, cada sílaba, palabra, frase, estrofa, entonación, respiración, silencio, ritmo, todo por separado y en conjunto transmite emoción.
João Gilberto parece a veces que se sale del orden musical establecido, pero en realidad entra en otra armonía superior, en un sofisticado equilibrio de afinada voz en combinación con un progresivo encadenamiento de acordes disonantes en contratiempo perfecto.
Sólo él tiene la fórmula magistral de esta belleza musical...!


------------------------------

Este post está dedicado a mi amigo pernanbucano Marcílio Brandão, y a su padre Sr. Mauricy do Carmelo Silva.

Ambos conocieron personalmente a "Capiba", músico y compositor de la canción Recife, Cidade Lendaria.
Seu Mauricy, además de ser colega laboral de "Capiba" en la época, compartía su afición de músico con el prestigioso compositor brasileño.

17 septiembre 2015

JOÃO GILBERTO | Verdad, realidad, mítica y transcendencia


Estadísticamente, João Gilberto grabó solo 11 composiciones propias.
Pero a diferencia del resto de los intérpretes, cuanto toca, cuando canta, él transforma la canción completamente.
El resultado final, resulta que es otro muy diferente a la versión original y/o a las múltiples versiones que pudiera tener dicha canción desde su inicio. 
Ese modo nuevo (Bossa Nova), transgresor, sofisticado y revolucionario de entender el Samba, cambió para siempre la Música Popular do Brasil (MPB), influyendo también definitivamente en el Jazz, hasta nuestros días.

João Gilberto Prado Pereira de Oliveira

"Bim bom", "Hô-ba-la-lá", "Você estive com meu bem?", "Undiú",   "Bebel",
"Minha Saudade" en colaboración con su amigo João Donato, y la instrumental "Um abraço no Bonfá", son verdaderas obras de arte, en las que se puede apreciar la esencia singular del genial músico.


La Música para João Gilberto, no es la suma natural de la melodía, letra, armonía y ritmo.
El sonido, para él, en realidad, es un todo. Es un bucle musical completo, donde (aunque parezca una contradicción), el silencio forma parte activa de la melodía.
Por todo esto, es fácil de entender, porqué JG nunca se preocupó de crear muchas composiciones, para que se le considerase un autor al uso.
JG modificó con su filtro personal y "a su medida", todas las canciones ajenas que hasta el día de hoy interpreta, con un resultado simplemente definitivo.

Escuchando el archivo.mp3 de Radio Batuta en su programa "Tim Tim x Tim Tim", se pueden entender las bases musicales de João Gilberto, así como filosofía personal del músico.




Traducción literaria del archivo sonoro #1 de Rádio Batuta:

João Gilberto no cultiva mucho el hábito del cambio.
Prácticamente no sale de casa.
Viaja poco.
Toca casi siempre las mismas canciones.
No se deja fotografiar.
En sus Conciertos, se presenta siempre de traje y corbata.
Nunca habla en público.
Le gusta hablar por teléfono, pero no le gusta ser visto.
Sigue una lógica contraria a la de nuestra época.
Busca un punto donde la luz sea indirecta, donde no le ilumine directamente.
Cuidadosamente, busca su lugar en la sombra, se refugia del mundo, buceando constantemente dentro de su Arte.
Aunque no le gustan los cambios, cambió para siempre la Música Brasileña.
Después de conseguir esto, se recogió como una persona retraída, en su concha de sonido. Y allí permanece. Allí donde nada ni nadie puede perturbarle.
Es el padre musical e icono de miles de hijos musicales, que sólo desde lejos pueden observarle, pueden seguirle.
Se resiste obstinadamente a volverse estatua, monumento, aunque ya lo sea.
Dicen que João se detuvo en el tiempo, mentira, João simplemente, salió del tiempo.

  


Una de las historias más conocidas en relación a João Gilberto, sucedió en su primera visita a los Estados Unidos, allá por el año 1962'.
Faltando poco tiempo para el comienzo de uno de sus Conciertos, los organizadores, preocupados con el retraso del músico, pidieron a Roberto Menescal que fuese a buscarlo al Hotel.

Es el propio Roberto, el que detalla aquella situación surrealista:
"Fui para el Hotel, y entré en la habitación de João, encontrándome la siguiente escena: João sentado en la cama con las piernas cruzadas, tocando el violão (guitarra) con el pijama puesto, y el empleado de la Embajada do Brasil, vestido de etiqueta, sin la chaqueta puesta, con aquellos tirantes, planchando la ropa de João".

Sin duda, ésta escena refleja el poder persuasivo de João, un notorio seductor. Y también puede ser vista, como metáfora de la proyección que la Música Popular Brasileña (MPB) tendría a partir de la Bossa Nova. De su creciente importancia para la imagen de un Brasil moderno, aquí y en el exterior.
En muchos aspectos, la ruptura de la regla por João Gilberto, coincide con la evolución de la música brasileña.
Tal vez el marco inicial sea el año de 1957', cuando el joven bahiano de Juazeiro, volvió a Rio de Janeiro después de una larga ausencia.
João había venido a vivir a Rio por primera vez en 1950', a los 19 años. Ilusionado con el sueño de ser cantante, dejó Salvador para venir a la entonces capital federal e integrarse en el Grupo vocal, "Os Garotos da Lua".

En aquella época, Rio tenía los principales Estudios y Emisoras de Radio del país. Era el gran centro de producción, difusión y distribución de la Música Popular do Brasil. La ciudad donde se reunían los mejores músicos y cantantes.
João aceptó el desafío, pero no le salió bien. A pesar de haber cantado en vários conjuntos vocales y de haber grabado como solista un disco de 78 rpm., no consiguió progresar en su carrera musical.
Los continuos atrasos, las ausencias injustificadas, las competencias desleales, la gran falta de compromiso y de disciplina, fueron las causas principales de aquel mal inicio en su relación con el medio.
Parecía que no estaba en absoluto preparado para la presión del mercado musical, muy competitivo y con fuerte exigencia de profesionalidad.

Después de 5 años en la capital, pasó por grandes dificultades.
João se embarcó en su particular "infierno personal", descrito por el periodista Ruy Castro, del modo siguiente: "En el comienzo del año de 1955', João Gilberto había llegado literalmente al "fondo del pozo" en Rio. Estaba sin dinero, sin trabajo y casi sin amigos. Con el orgullo perdido, su autoestima descendió a cero.
Deambulaba por la noche cerca de las "boites" de Copacabana, pero no entraba en ninguna. Se quedaba por allí, sentado en la acera, en silencio. Su aspecto físico casi miserable, no le ayudaba mucho.
Tenía el cabello descuidado y largo hasta los hombros, barba de vários días. Vestía ropa sencilla y arrugada, como si hubiera estado durmiendo con ella puesta una semana.
Más de una vez, fue visto hablando solo, sentado en los bancos de enfrente de la Biblioteca Nacional en el Centro, o en la Avda. Atlântica de Copacabana".




Incentivado y ayudado económicamente por su íntimo amigo Mário Telles, João dejó la capital.
Se dirigió primero para Portalegre, después pasó por Diamantina, Juazeiro y Salvador. Estuvo casi 2 años apartado de Rio de Janeiro.
A pesar de haber recorrido durante todo este tiempo várias ciudades, se puede decir que este viaje, fue sobre todo, un viaje hacia su interior.

Al volver a Rio, João venía decidido a rehacer su historia.
"Quería recuperarme de mis fracasos. Ahora estoy apto para luchar de igual a igual con mucha gente. Mi sufrimiento personal, me había dado la aptitud y la experiencia suficiente para llevar a cabo mi objetivo", dijo João Gilberto, en una de sus raras entrevistas.

Junto con la experiencia del sufrimiento, João traía en su equipaje otro triunfo decisivo para su victoria en la capital, las bases de un nuevo estilo musical, un estilo que cambiaría para siempre, la forma de lo que se consideraba "la canción" en Brasil.
La vuelta del cantante de sólo 26 años, fue apreciada inmediatamente por los jóvenes y los músicos que exploraban nuevas áreas musicales.
Roberto Menescal, era uno de ellos.

Menescal cuenta otra historia relacionada con João:
Mis padres decidieron dar una fiesta en mi casa, una gran fiesta.
Recuerdo que todo el mundo estaba muy arreglado, bien vestido.
Yo de traje y corbata, estaba en la puerta, recibiendo a los invitados, y de repente, llegó un joven, y pensé: "Por la pinta que tiene, viene a traer algún regalo."
Al ver que no tenía nada en las manos, le pregunté que quería, a lo que me contestó:
- (JG) Tienes un violão (guitarra)...?
- (RM) Sí yo tengo uno, pero no te estoy entendiendo, que es lo quieres...?
- (JG) Yo quería tocar un poco, no tienes un violão por aquí...?
- (RM) Abrí la puerta del salón, para que él viera el ambiente social, argumentándole que aquella fiesta, era del todo incompatible con su extraña petición.
- (JG) Entonces, no hay un rincón dónde podamos tocar un poco el violão...?
- (RM) Aquella insistencia me dejó intrigado, y llevé a aquel joven desconocido a través del largo pasillo hasta mi cuarto. Entramos, el violão estaba encima de la cama.
- (JG) Qué bien, nos podemos quedar aquí...?
- (RM) Sí, podemos. De dónde vienes...?
- (JG) No, es que sólo quería enseñarte una cosa.
- (RM) Y ahí empezó él a tocar, con el "Bim-Bóm, Bim-Bóm"..., tú eres João Gilberto...?
- (JG) Sí yo soy. Cómo lo sabes...?
- (RM) Después de unos instantes tocando, me dijo que nos fuéramos de allí, que saliéramos a la calle. A pesar de que yo tenía la obligación de estar en aquel evento familiar, me cambié rápidamente de ropa y salimos.
Llevé a João a casa de Nara Leão, a casa de unas amigas en la Urca, etc. Aquella noche, hicimos todo un circuito que duró hasta las 4 de la madrugada.
Volvimos desde la Urca caminando, hablando como dos amigos, comentando cómo habían sido las cosas en el pasado, etc.
Aquel día, yo tenía la necesidad de mostrar aquella música nueva a todo el mundo.

En realidad, no hay muchas cosas que contar de aquel que se pasa todo el tiempo en casa, vestido con pijama, entre un acorde y otro de violão.
Los casi 2 años que João Gilberto pasó lejos de Rio de Janeiro, entre 1955' y 1957', permanecen como uno de los períodos más misteriosos y decisivos de nuestra Historia Cultural. Período insondable, pero crucial para la comprensión de su proyecto artístico.
La creación de su estilo propio, personal e intransferible, no es fruto de una carencia de medios, o una simple casualidad del destino. Es el resultado de una construcción meticulosa, profundamente reflexionada y finamente trabajada.
Construcción que se debe en buena parte, como las pruebas indican, a los 8 meses que pasó en casa de su hermana Dadainha en Diamantina, Minas Gerais (MG). Fue allí que João llegó, después de pasar una corta temporada en Portalegre.
João tocaba el violão desde los 14 años, pero fue sólo a partir de allí, a partir de este momento crucial, que comenzó a dedicarse íntegramente al instrumento.


Casa de Dadainha | Diamantina | Minas Gerais (MG) 


Cuarto de baño de la casa de Dadainha | Diamantina | Minas Gerais (MG) 


Se cuenta, que mientras la ciudad entera en la calle, celebraba la elección de Juscelino Kubitschek, como nuevo Presidente de Brasil, João Gilberto encerrado en el cuarto de baño de la casa, persistía en su monástica soledad creativa. Esta actitud de recogimiento que ha marcado al artista hasta hoy, forma parte visceralmente de su música.
Su proyecto artístico de búsqueda constante de la perfección, es incompatible con la multitud, con su ruidosa e impersonal presencia.
Estamos hablando de la creación de un ambiente sonoro, en el cual se preserva por encima de todo, el halo afectivo de la intimidad.

João, íntimo y personalista, considera a cada amigo por un apodo único, que sólo a él le pertenece. Caetano es "Caetas", Jack Macalé es "Macao", Ronaldo Bôscoli era "Jonga", Roberto Menescal es simplemente "Barquinho".

Fue en el pequeño espacio del cuarto de baño de la casa de su hermana en Diamantina, donde él construyó paso a paso su delicada música de interior.

Si João canta bajo, con poco volumen, no es porque él no consiga cantar de otra forma, sino por el hecho de tener una dicción propia, un estilo singular. La intensa búsqueda del lenguaje dentro de la canción, le llevó progresivamente hasta ahí.
Su interpretación es tan bien realizada, que su estilo de canto puede hasta parecer fácil y sencillo, pero en realidad, esconde una larga elaboración, como explica el preparador vocal Filipe Abreu: "Empezaría diciendo que el canto de João, es un canto naturalista, cuyo parámetro se aproxima al del habla. Y eso sucede por la utilización de una tesitura con muy pocos agudos, con la articulación y la enunciación del texto de modo muy parecido a como se habla normalmente.
El naturalismo exige una gran elaboración hasta llegar a dominarlo. Y ciertamente JG recorrió con virtud, ese camino de elaboración."

La vuelta a este estilo más naturalista, hace que João fuese desde el inicio, comparado con algunos cantantes de la década de 1930', entre ellos Mário Reis.
Mário Reis, el "dandy" de elegante cabello engominado, pariente de los dueños de la fábrica de tejidos de Bangu. Con aquel que subía hasta el "Morro" para aprender Sambas y tener clases de violão con el "malandro" Sinhô.
Mário, fue uno de los primeros cantantes brasileños que sacó partido del progreso tecnológico de los micrófonos y del creciente desarrollo de los nuevos medios de grabación.
Su equivalente femenino era Carmen Miranda.
Los dos cantaban con poco volumen, articulando sílaba por sílaba, con precisión milimétrica. La nitidez en la dicción y la acentuación marcada en cada nota, hacían que a pesar de las pocas condiciones técnicas de aquella época, las letras fueran fácilmente comprendidas, al mismo tiempo que se respetaba el diseño limpio de la melodía. Todo esto, daba a las interpretaciones de Mário y Carmen, una cualidad alegre, efervescente, ligera, con carácter ameno, cotidiano, y sobre todo, anti-dramático.
Cuando interpretaran canciones de más contenido emocional, como era el caso de Mário Reis con las composiciones de Noel Rosa, el cantante imprimía en ellas, un tono despreocupado, de aceptación resignada con las amarguras de la vida y del amor.
Mário Reis y Carmen Miranda, fueron los padres del estilo naturalista del canto popular. Un estilo que sería apartado y hasta olvidado, cuando el samba-canção pasó a dominar la programación de las Radios a mediados de los años 1940'.

Por todo lo argumentado anteriormente, se podría pensar que fueron ellos la principal influencia musical de João Gilberto. Y no lo son en absoluto.
Ruy Castro comenta la genealogía del canto popular y su relación con el propio desarrollo tecnológico: "Fue importante cuando se dijo que las verdaderas y principales influencias de João Gilberto eran Orlando Silva y Mário Reis, añadiendo a este argumento con la mayor simplicidad, que Mário Reis ya hacía esto y aquello en la época.
Y en realidad Mário Réis, hacía lo que muchos hacían en aquellos tiempos, que era cantar con su voz. Desde que inventaron el micrófono en 1926/1927, aquella nueva grabación eléctrica, las propias empresas que fabricaban los micrófonos, como la RCA Victor, eran también las que fabricaban los altavoces, y los discos. Éstas grabadoras eran las auténticas dueñas de la industria. Y por lo tanto, éstas empresas, tenían mucho interés en mostrar al gran público, como podía sonar un cantante sin voz, con el slogan de que "con mis micrófonos, cualquiera puede cantar", etc.
Entonces, de la misma forma que apareció Mário Reis en Brasil, aparecieron decenas de Mário Reis en el resto del mundo cantando bajito para potenciar el producto micrófono. Otra cosa es hablar del estilo ("bossa") que Mário Reis y Carmen Miranda imprimieron en su música. Eso es otra discusión...!

Mário Reis y Carmen Miranda cantando a bajo volumen, rompieron con la predominancia del estilo romántico que hasta entonces predominaba. Aquel era el viejo estilo de los cantantes de la voz llena, del dó de pecho, de la voz impostada, de la lágrima en la voz. Un estilo oriundo de aquello que el crítico Augusto de Campos definiría como "El desvirtuado Bel Canto".

      
----------------------------------------------


 Reforzando si cabe todo este pormenorizado estudio, añado dos opiniones de artistas,  que ya sea por su trayectoria musical y/o proximidad con el músico, vivieron en primera persona, el mito de João Gilberto:

Chico Buarque de Hollanda: Para mí, es un misterio, un verdadero misterio...!
Yo creo que él está impregnado en toda esa música. João no interpreta, el crea todo el tiempo, él está rehaciendo siempre, modificando cada nota, cada melodía.
El puede cantar Desafinado, una música inédita, o cantar uno de esos Sambas que ya nadie recuerda, que hasta parece que sólo él recuerda, que él guardó en la memoria, no sé de donde, tal vez de Juazeiro.
Son Sambas antiguos que casi se perdieron, y él parece que captó aquello de un modo personal. João tiene un oído diferente, escucha las músicas de una manera nueva.
Cuando el presenta una música, ya es otra cosa, ya no tiene nada de tradicional, es ultramoderna...!




Miucha: Lo que João hace realmente, es una grande relación de amor con la música. Creo inclusive, que se produce una especie de fusión espiritual entre ellos. Una unión sentimental entre aquella canción, normalmente antigua y João.
Él no olvida nada, se acuerda de todo, y coge aquella canción como si fuera la primera vez, y acaba dándole un resultado tan diferente, que el que la está escuchando, piensa que también la está escuchando por la primera vez. Es increíble...!
El trabajo de João es todo encima de la armonía y del ritmo, y ya sucedió muchas veces, que João pasó un día entero trabajando la misma canción, de noche irse a dormir, y levantarse con un acorde en la cabeza, y decirme: "Mira, cómo ha quedado ahora."
Todo ese proceso, no termina en ese día, esto ha veces dura semanas y hasta 6 meses. Yo tengo la impresión, que hasta agotar todas las infinitas posibilidades armónicas y rítmicas de la canción, João no se conforma.